Cómo transformar tu logística tradicional a digital y triunfar.

Como sabemos, el e-commerce en México creció en un 81% este último año, y esto se debe principalmente a que las necesidades inmediatas de los consumidores cambiaron drásticamente, consecuencia del confinamiento estricto provocado por la pandemia de COVID-19, entre marzo y abril del 2020. 

Todas las áreas evolucionaron, pero hubo una que tiene un principal mérito, y es la logística, específicamente en su vertiente de last miler.

Las empresas de last miler son sumamente importantes en el e-commerce porque son el último eslabón para llegar al cliente final, y cumplir con las expectativas que este pueda tener de toda la marca. Estas expectativas pueden cambiar según el comprador, pero en general, siempre se enfocan a la rapidez en la entrega del pedido y el estado en el que llega la compra. 

Con tecnología y una estrategia de logística enfocada en el cliente, es que se pueden cumplir con estas expectativas en last miler, e incluso, intentar superarlas. 

El primer paso para ello, sería la digitalización de las empresas de manera total, y es que aunque pudiéramos pensar que todos los aspectos de un negocio en línea deberían de estar en un mismo sistema, nube o en digital, muchas veces por resistencia al cambio, por comodidad o desconocimiento, seguimos haciendo algunas actividades de manera offline o sin tener todo sincronizado, lo que puede generar problemas. 

Muchas empresas que empiezan a vender sus productos de manera online, o que están teniendo una alta demanda en sus pedidos, buscan tercerizar esta actividad, ya que no cuentan con los recursos necesarios para sustentar una operación de este tamaño y todo lo que esto implica, por lo que buscan a otra empresa para tercerizar. Estos son algunos de los puntos que partnership debe de cumplir: 


  1. Buscar entregas rápidas y de muy bajo costo para el cliente. Las empresas especializadas en last miler, cuentan con los recursos necesarios de transporte para poder cumplir con la demanda de envíos de las e-commerce, ya que utilizan  bicicletas, motos, automóviles, camionetas o camiones, lo que ayuda a optimizar los gastos de combustible y el envío de los productos por su tamaño y volumen.
  2. Control de la programación/reprogramación. Muchas veces los clientes no se encuentran en su domicilio y no se les puede entregar su pedido, lo que causa frustración, pero si tenemos una buena comunicación con el cliente y el last miler tiene la capacidad de ser flexible, esto no será un problema. Hay que darle la opción al consumidor final de, en primer lugar, programar el día de su entrega, y sino está disponible, comunicarnos y reprogramar otro día y horario.
  3. Entregas el mismo día. Los last miler operan de manera local con su propia flotilla para optimizar los tiempos de entrega en los diversos puntos de una ciudad o un estado, lo que reduce los costos de transporte y aprovechan todo su recurso humano para hacer una gran cadena logística.
  4. Sistema de rastreo en tiempo real. Una de las grandes incertidumbres para muchos consumidores (sobre todo los nuevos) que adquieren productos a través de algún canal online, es saber en dónde viene su pedido y cuándo llegará. Rappi y Uber, son un gran ejemplo de rastreo en tiempo real, ya que el cliente puede ver con una gran precisión, en qué parte se encuentra el mensajero con su producto, lo que le da una mayor tranquilidad que consultar un rastreo que tarda cierto tiempo en actualizarse.
  5. Facilidad para el retorno de mercancía. Que un cliente devuelva algún producto puede ser una pesadilla para cualquier e-commerce sino se lleva un buen control, el cual inicia desde el colocar en el sitio web las políticas para que el usuario pueda generar este proceso. Ahora, hay que buscar un last miler que pueda ayudar a superar una devolución sin tantas complicaciones para todos los involucrados, sobre todo para las marcas que se enfocan en accesorios, ropa o calzado. 


Fuente: amvo.org